policia comando la ceja

En la obra que estará ubicada en el corregimiento San José  de  la localidad, se invirtieron más de mil millones de pesos.

Publicado en La Ceja del Tambo

robo rio

En video en Facebook lleva más de 19.000 reproducciones.

Publicado en Rionegro

marinilla centro anc

Los recursos serán destinados por la Nación mientras el municipio se hará cargo de la dotación de este espacio.

Publicado en Marinilla

GERMAN comunista

Cada que se aproxima el fin de un año, salen a colación una lista casi inacabables de deseos, de propósitos y de evaluaciones rutinarias de lo que se hizo y se dejó de hacer durante una anualidad.

Es fijo encontrarnos con el remordimiento por no haber cambiado de vida, por no haber dejado esos kilos de más en el gimnasio, por no haber ahorrado, no haber perdonado a quien nos hizo daño o por no ser capaces de abandonar el trabajo que nos tiene comiendo, pero que no nos satisface.

Siempre hay unas promesas rotas, algo que se vuelve recurrente y que casi nunca varía, pues puede más la cobardía que las  ganas de enfrentarse verdaderamente a la vida.

Este 2014, para muchos fue el peor año de la historia, en cambio, para otros tantos fue el mejor de sus vidas, porque todo depende de la experiencia personal.

Más que arrepentirnos de lo mal hecho o lo bueno que hicimos o dejamos de hacer, es bueno pensar para qué cambiar, para qué continuar siendo iguales y por qué no darnos el chance de salir de nuestra zona de confort y buscar otras fronteras, otros rumbos, o, si la experiencia fue positiva, buscar cómo mantenerla, mejorarla aún más y ser capaces de realmente vivir una vida acorde a lo que pensamos, soñamos y decidimos hacer.

Ojalá pudiéramos cambiar, ¡ojalá!

Ojalá que el año entrante deje de mirar con envidia al que progresa y consigue, fruto de su trabajo, más que usted . Más bien sacúdase y empiece a emplearse, madrugue más, inyéctele más ganas a la vida, gaste menos y prospere más. 

Ojalá decidieras dejar de inventar cosas que no son ciertas, dedíquese a vivir su vida y dejar que los demás hagan con la suya lo que deseen. Desde que no se metan con usted ni afecten la integridad de nadie, pues déjelos, ¡cada cual con su rollo, usted no es juez para juzgar, mírese a sí mismo y esfuércese por superarse, no por hundir a los demás, solo así será grande!

No se compare con los otros, ellos tienen un pasado, una historia y una carga genética única, diferente a la mía y a la suya y eso ya nos hace diferentes, así que no pretenda ser o parecerse a alguien; procure ser cada vez más auténtico, original y mejor, en su propia versión, no un clon de otros modelitos.

Ojalá, dejara de esperar sentado a que la paz se firme en La Habana, más bien, dedíquese amar a su esposa, a sus hijos y vecinos. ¡Esa sí es la paz!,  ya con eso, las balas no harán ruido ni los corazones se sentirán solos.

Ojalá, el 2015 sea el año de las revoluciones personales: deje de ver tanta televisión y lea más libros, aprenda diariamente una palabra nueva, escriba, ore, salte, haga ejercicio, perdone, llore, grite, ayude al prójimo, no se estrese, camine despacio, mire a Dios, cualquiera que sea la ideología que tenga de él, en el hermano, en las nubes y en el pasto; no critique, no se burle de los que lo rodean, no mienta, no odie, no se vuelva avaro, no se encarte con miles de cosas materiales y, más bien, desnude su alma y su cuerpo y abríguelo con tranquilidad y felicidad.

Ojalá, el próximo año, no se dedique a buscar el hombre o la mujer que los mantenga, sino que salga a buscar el trabajo que le dé felicidad y con qué vivir dignamente, ¡las cosas fáciles no duran y solo aumentan la mediocridad!

Ojalá, deje de esperar que los demás le den. No busque generar lástima ni compasión, demuéstrese que vale más que unas migajas y que es capaz de llegar a la meta, de hacer por usted mismo lo que ansía.

Ojalá, mire otros horizontes. Ojalá, hombres y mujeres por igual, respeten los matrimonios. Ojalá, deje ese afán de ser el o la moza, ¿para qué ser el segundo pudiendo ser el primero? ¡Valórese y respete a los demás!

Ojalá, hable menos y escuche más. 

Ojalá, fuera menos al sicólogo y más al bosque o al templo, ojalá, ingrese menos al quirófano y corra más…

Ojalá, compre más libros que teléfonos inteligentes, ojalá, adopte animales de la calle y no que pague millones por animales de raza.

Ojalá, hiciera más obras reales de caridad y diera menos limosna. 

El 2015, si usted quiere, puede dejar de lamentarse, de quejarse por lo dura que ha sido su vida y dedicarse a cuidar a sus hijos, sus familiares y ver en el espejo lo perfecto que ha sido creado. Desde ya y para siempre, puede dejar de darse golpes de pecho y más bien, levantarse a ser el hombre que añoró ser en el año que termina, y que si le da la gana, amando, dejando ser como es al otro, viviendo su vida,  quejándose menos y haciendo más, puede lograrlo desde hoy y para siempre.

Así que usted, como regalo de Navidad, viva su vida y no se meta en las de los demás, con eso, ya usted habrá hecho mucho y, como si fuera poco, se dará el mejor regalo: su felicidad.

Sí, ojalá.

Germán Mejía Vallejo

Publicado en Columnistas

marcha sonson

En el atrio de la iglesia se realizó la entrega de volantes alusivos a la  campaña sobre prevención del hurto y uso de la pólvora, en esta temporada decembrina.

Publicado en Sonsón

 obispo

El obispo de la Diócesis Sonsón-Rionegro, Fidel León Cadavid Marín, anunció mediante tres decretos (036, 037 y 039) los nuevos cambios en la Institución. 

Publicado en Altiplano

tienda verde san nicolas

Esta es la segunda que se abre por fuera del Valle de Aburrá; la primera fue en Bogotá.

Publicado en Deportes

polvora la ceja2

Pese a llamados siguen comercializando artefactos de pólvora

Publicado en La Ceja del Tambo

Lo más leido

Comentarios



More info